viernes, 28 de marzo de 2014

Conecta con tu Familia del Alma


 

Así como tenemos familia física terrestre, tenemos familia cósmica, nuestra familia de almas que comprende un gran grupo de seres, todos ellos distintos en evolución pero muy compenetrados los unos con los otros.
Cuando vives una experiencia física en esta vida, tu aprendizaje ayuda a toda la familia de Almas, y a su vez el aprendizaje de tus hermanos de alma te ayuda a integrar ese conocimiento en ti.

Dentro de la familia de Almas hay seres con los que más te sientes identificada, que pueden tener el mismo nivel de evolución ó muy parecida edad del Alma; con algunos te sientes mas unido y probablemente si están encarnados en esta vida física puedes sentir con ellos más conexión, estos pueden ser tus padres, tus hermanos, alguna tía, un mejor amigo o amiga, etc. La conexión la puedes sentir porque sientes que lo conoces, sientes una gran armonía al estar con ellos. No siempre es así algunas veces necesitas sanar ciertas conexiones familiares que han sido heridas en otras vidas.

La Familia de Almas desde otros planos te ayuda, muchos de ellos son como guías que tenemos para asesorarnos en nuestro camino de vida. Podemos acceder a ellos con la intención de hacerlo, a través de la meditación podemos conectar con esta familia.

Dentro de la Familia de Almas podemos tener almas hermanas y gemelas, compañeras, etc. Algunos grupos de almas se siguen encontrando encarnación tras encarnación, sanando, aprendiendo y acompañándose.

De tu familia de Almas también heredas el ADN cósmico, el ADN de tu Alma, tu patrón vibratorio, que es único, ya que cada Alma es única, tiene su propia huella, no hay dos Almas idénticas, pues cada Alma vive sus propias experiencias, vidas, lecciones y va integrando el ADN de sus encarnaciones físicas terrestres y de otros planetas.

Así tú eres un Alma única, con un patrón de energía único, perfecto, divino y que sigue evolucionado.

Las conexiones entre todas las familias de Alma permanecen, las podemos sentir o visualizar como hilos de energía luminosos que lo une todo, como una malla.

De corazón a corazón podemos sentir esas líneas de amor que nos unen con nuestros hermanos.

Hoy es un buen momento para conectar desde tu corazón con tu Familia de Almas.

Ejercicio: Cierra los ojos y siente la energía del corazón, una luz centelleante que vibra y palpita dentro de ti. Observa un hilo dorado que sale de tu corazón y se extiende a través del infinito uniéndote con seres luminosos que pertenecen a tu familia. Observa frente a ti desde este silencio y quietud, como un hilo dorado sale directo al corazón de otro ser. Un gran hermano o hermana que te saluda con amor. Permanece en esta quietud, en esta paz, en este silencio, sintiendo la conexión de Ser a Ser, Alma a Alma.

Lunara..

La Familia Terrestre

La Familia Terrestre.

Vivir en esta bella Tierra es un gran aprendizaje. El planeta nos da todo tipo de oportunidades para llevar a cabo grandes lecciones de vida. Una de las principales escuelas es la Familia. Dentro del núcleo familiar siempre hay una gran enseñanza. En los planos y dimensiones antes de nacer creamos un plan de vida que incluye principalmente el escoger a nuestra familia. Vemos y valoramos junto con nuestros guías cuales serán las lecciones o aprendizajes con ella, que trabajaremos, que daremos a cambio en esa relación. Muchas veces escogemos porque sentimos una gran afinidad y otras veces porqué hay cosas que necesitamos sanar con los integrantes de la Familia. Y en algunas otras ocasiones se puede escoger según el tipo de ADN y características que le puedan brindar al Alma algo que necesitan en esa encarnación.




La Familia constituye una base muy importante durante el desarrollo de la personalidad, del Alma, y esta se va desarrollando según el ambiente que le rodea. Desde los primeros años de vida, el ser comienza a recibir información y tratos que serán base de su vida adulta. Muchas veces las Almas escogen una vida difícil desde el principio que será un punto importante de su aprendizaje. Muchos motivos puede haber para escoger las lecciones y aprendizaje en el núcleo familiar.

De tu familia no solo recibes el karma, la genética y patrones de comportamiento ancestrales que hay que limpiar y sanar, sino también grandes dones de familia y actividades que te pueden ayudar y empoderar.

Hoy, haz una lista de aquello que tu familia te ha heredado, pon los puntos “positivos” y los puntos “negativos” (a sanar). Esto te ayudará a retroalimentar la vida que llevas hasta ahora, darte cuenta de lo que puedes trabajar y sanar y dar las gracias por los bellos dones que recibes de tu Familia.

Date cuenta que cada miembro de tu Familia tiene su propio plan de vida, sus propios aprendizajes y que pueden tener errores y aciertos. Respeta a cada miembro de tu Familia y el camino que ha elegido. Mira a través de los ojos del Amor y de la compasión a cada uno de ellos. Bendices su camino y la oportunidad de vivir con cada uno de ellos en esta vida, en este ahora.

Afirmación: “Doy gracias por la Familia que he escogido, la bendigo y la amo, los acepto y respeto”.


Lunara

EL CISNE

MAJESUTOSIAD, BELLEZA, REALEZA, GRANDEZA, INTUICIÓN

El Cisne posee muchas cualidades como la pureza impecable, conexión con los reinos sutiles y dimensiones, percepción, intuición extrasensorial, clarividencia y psiquismo.

Es un ser que te transporta a otras dimensiones y portales. Puede ayudarte a acceder a ellos, a conectarte.

Asimismo puede ayudarte a abrir tu percepción, tu intuición. Puedes ver a través del ojo del cisne, viajar con él, convertirte en el cisne.

Cuando hay baja autoestima o falta de confianza conviértete en el cisne, imagínate transformado en el, atrae sus cualidades, siéntete majestuoso. El cisne ayuda a elevarte de ese estado de ánimo bajo.

Para conectar con otras dimensiones o viajar, lo puedes llamar en la meditación o antes de dormir para sueños astrales.

Forma de conectar con él:

Cierra los ojos, hacemos varias respiraciones profunda, relajando el cuerpo, soltando cualquier tensión. Seguimos respirando lento y profundo, soltando mente, soltando pensamientos, soltando emociones. Siente tu cuerpo físico, ligero, céntrate en tu interior, silencia tu mente, siente tu Ser interno.

Con tu intención llama y pide conectar con la energía del tótem (animal de poder) del Cisne. Visualízalo frente a ti, obsérvalo, trata de imaginarlo, siente la conexión con él. Observa su magnificencia y belleza. Ahora manifiesta lo que quieras trabajar.

Si es Autoestima:

Siente como se funde en ti el cisne con todas sus cualidades, obsérvate a ti mismo convirtiéndote en él y como sus energías te fortalecen sintiéndote ese ser fuerte con confianza. Siéntete el Cisne, siente tu cuerpo de cisne y su energía de grandeza. Integra estas energías en ti y vuelve a sentir tu cuerpo físico. Observa el cambio en ti.

Si quieres trabajar la clarividencia, la intuición:

Pide al Cisne que está frente a ti que te transmita éstas cualidades, siente como se empieza a trabajar en tus canales esta apertura. De igual manera puedes sentir como se fusiona en ti el Cisne y su energía pasa a través de ti. *Cuando quieras tener alguna respuesta o uso de tu percepción-intuición puedes verte a ti mismo como el cisne.

Si quiere viajar a otras dimensiones:

Observa el Cisne frente a ti y pídele que te lleve de viaje. Súbete en él y déjate guiar o bien pide hacia donde te gustaría volar. Deja que tu imaginación fluya. Recuerda que la imaginación es el primer paso para poder “ver” estas otras dimensiones.






Felices viajes y conexiones.

*Cuento relacionado: El patito feo
*Cuando hacer uso del Cisne: En baja autoestima, para tener más confianza, seguridad. Para viajar a otras dimensiones a través de la meditación y el sueño. Para abrir la intuición y percepción.

Lunara.

NO ACEPTES ESTOS REGALOS...

Cuando algo o alguien se aproxime a ti con palabras hirientes, quejas, insultos, no te abras a recibir estos "regalos", así de fácil como no aceptarlos interior y exteriormente. No te abras a estas energías densas. Permanece en tu centro, permanece en el corazón. 


* Respira profundo
* Lleva tu atención al centro de tu corazón
* Siente e invoca el amor dentro de ti
* Visualiza una esfera de luz alrededor tuyo, puede ser blanca, rosada, azul, violeta o dorada.






-Se cuenta que estaba Buda hablando sobre cuestiones espirituales a un grupo numeroso de personas, que le escuchaban atentamente tratando de aprender de su gran sabiduría. En el grupo se encontraba un hombre que había escuchado que Buda era alguien con una paciencia que parecía no tener fin. Decidido a demostrar que él sería capaz de hacer perder el control a Buda, tenía un plan para conseguirlo.

Una vez Buda terminó de dar la charla, invitó a los asistentes a que expresaran sus dudas y preguntas, momento que aprovechó el hombre que pretendía hacerle perder la paciencia para comenzar a gritarle, profiriéndole todo tipo de insultos y descalificaciones. Buda se quedó mirándole fijamente. Pocos segundos después, con gesto serio y firme, bajó la mirada al tiempo pronunciaba en voz baja algunas palabras, una y otra vez. El hombre que le insultaba, después de unos minutos, se cansó al ver que no reaccionaba de ninguna manera y se calló. Acto seguido, Buda se acercó al hombre y le preguntó: - “Si tú le haces un regalo a un amigo y éste te dice que no lo puede aceptar, y te lo devuelve, ¿a quién pertenece el regalo? El hombre totalmente sorprendido por la reacción de Buda y la pregunta, entró en el juego pensando que podría aprovechar para tratar de conseguir de nuevo su objetivo.

Así que le respondió: - “El regalo me pertenecería a mí, ya que mi amigo lo ha rechazado.” Antes de que el hombre pudiera continuar, Buda le contestó: - “Y si yo no acepto tus insultos, ¿a quién le pertenecen?” Dicen que cuando faltaban al respeto a Buda insultándole o descalificándole, él se repetía a sí mismo mentalmente o en voz baja “No, gracias. No, gracias…”. Una de las moralejas que se pueden obtener de este relato, es que aunque en principio no podamos controlar las circunstancias ni la actitud de los demás, siempre podremos elegir nuestra actitud.
----
-ilustración de Carol Heyer.